LA IGLESIA, SALVACIÓN DEL HOMBRE

LA IGLESIA, SALVACIÓN DEL HOMBRE - VVAA | Adahalicante.org Criaturas de un solo día. Los griegos y el misterio de la existencia PDF, TXT, FB2. Las criaturas de un solo día. Los griegos y el misterio de la existencia ePUB. Las criaturas de un solo día. Los griegos y el misterio de Existencia MOBI. El libro fue escrito en 2020. Búsqueda de un libro de criaturas de un día. Los griegos y el misterio de la existencia en adahalicante.org.

INFORMACIÓN

AUTOR
VVAA
DIMENSIÓN
8,97 MB
NOMBRE DEL ARCHIVO
LA IGLESIA, SALVACIÓN DEL HOMBRE.pdf
ISBN
4946515336541

DESCRIPCIÓN

La Iglesia, salvación del hombre - VVAA,- ISBN: 8485159772 - 1986 - Encuadernación de tapa blanda - C204224. Ciudad Nueva - 208pp Rústica. AL

Para llevar a cabo nuestra salvación, el Hijo de Dios se ha hecho «carne» (Jn 1, 14), haciéndose verdaderamente hombre. La salvación es ofrecida a todo hombre, a todo pueblo, sin excluir a nadie, porque Dios quiere que todos los hombres sean salvados por medio de Jesucristo, único mediador (cfr 1 Tm 2,4-6) Sin avergonzarnos del Evangelio, perdonar y pedir perdón, llorar con los que lloran, alegrarnos con los que se alegran Reiterando que todos estamos llamados a hacer conocer a Jesús en todos los ámbitos ... 1) La Iglesia, único sacramento de la salvación "Así como Cristo es el único mediador entre Dios y los hombres, así también la Iglesia es el medio universal y único de salvación. Ningún hombre puede pues salvarse sin pertenecer a ella, ya sea con toda realidad, ya sea cuando menos por su disposición profunda («reapse vel voto»)". La historia de la salvación no puede ser exactamente la misma de siglos pasados después de la encarnación, muerte, resurrección y ascensión del Hijo de Dios; no puede ser exactamente la misma después de la venida del Espíritu Santo y el establecimiento de la Iglesia formada por judíos y gentiles. La salvación consistirá en la plena unión real, verdadera, de los hombres entre sí y con Dios, y ella sera el signo e instrumento: Sacramento de salvación.

Ningún hombre puede pues salvarse sin pertenecer a ella, ya sea con toda realidad, ya sea cuando menos por su disposición profunda («reapse vel voto»)". La historia de la salvación no puede ser exactamente la misma de siglos pasados después de la encarnación, muerte, resurrección y ascensión del Hijo de Dios; no puede ser exactamente la misma después de la venida del Espíritu Santo y el establecimiento de la Iglesia formada por judíos y gentiles. La salvación consistirá en la plena unión real, verdadera, de los hombres entre sí y con Dios, y ella sera el signo e instrumento: Sacramento de salvación. II.

LIBROS RELACIONADOS